ADVERTENCIA!!!




El Blog en el que acabas de entrar está lleno de opiniones personales, probablemente no actualizadas a la visión del autor al momento de que entres en este espacio.

RECIBO COMENTARIOS TANTO POSITIVOS COMO NEGATIVOS.
NO TE QUEDES SIN OPINAR... DEBAJO DE CADA ENTRADA HAY BOTONES PARA QUE EXPRESES SI TE GUSTÓ O NO!!.


Disfruta tu estadía en una porción externa de mi mente...

3


¿Por qué no te escribo cartas? La respuesta fácil y cliché es decir que me dejas sin palabras, pero sería mentirte porque siempre te digo alguna estupidez tras otra. Antes escribía cartas, poemas, canciones, ya sea para alguien o para nadie, para mí o para que supieran un poco más de mí. Hoy en día he dejado de lado esa faceta, porque no era un hábito sino una parte de mi ser que necesitaba decirle al mundo, o a una persona, o recordarme a mí mismo, cómo me sentía en ese momento.

Quizá me cansé de escribir, o quizá me cansé de sentir. Puede ser que me haya cansado de expresar al vacío mis llenuras, o de decirle a las masas lo vacío que estaba. En una era visual, de fotos y videos, donde "las imágenes valen más que mil palabras", donde la mayoría tenemos algún dispositivo para capturar los momentos importantes de nuestras vidas en perpetuos retratos digitales, hemos, he, perdido la noción del romance, del romanticismo. Me he obsesionado con crear objetos, más allá de crear sentimientos; de crear impresiones y reconocimientos más allá de el único que importa de verdad, el tuyo. He olvidado lo esencial, lo evidente, lo que tengo al frente de mis ojos, el constante afecto que recibo y al cual no le he escrito, por idiota.

Pueden acusarme de quedarme sin musa, de tener sequía de ideas o bloqueo de escritor, pero ninguna de esas razones es cierta, porque no soy escritor como para tener un bloqueo de los que se les atribuyen; no tengo sequía de ideas, simplemente no las anoto ni las desarrollo, me las callo, me las río, me las guardo, me las olvido; y la falta de musa es la mentira más grande de las tres, pues hace cuatro años, y hoy hace tres, que la musa de mi vida está presente en cada pensamiento que hace vida en mi cabeza.

Por lo tanto, me he tomado un momento para intentar exponer con palabras lo que inevitablemente no se puede. Y digo que no se puede porque aunque muchos trataron de capturar sentimientos en letras que forman palabras, oraciones, párrafos, libros, canciones; mi opinión es que ninguno ha logrado definir qué es el amor, porque si lo hubieran podido conseguir, ya nadie podría decir con certeza que en realidad es algo mayor o menor que tal cosa.

Quizá sea irónico que me haya quejado conmigo mismo por prestarle más atención a la opinión pública que a la opinión tuya, y aún así redactar esta carta en un sitio de acceso público en vez de entregártela en tus manos. La respuesta a eso es que soy tonto.

Durante muchos años he podido identificar sentimientos de odio, de rencor, de venganza, de amargura, de tristeza, de rabia, hacia muchas personas y hacia mí mismo; también de cariño, de afecto, de comprensión, de bienestar al estar, ¿Quizá de amor? pero muchas de esas veces era dirigido a una sola persona a la vez, y cuando eso no ocurría, ocurría lo primero. También he tenido buenos amigos, sí, perros, que han sido los únicos que durante las etapas más dolorosas de mi vida me supieron acompañar y fueron los únicos que me escucharon incondicionalmente, ¿Quizá por ellos sentí amor?. Y luego llegaste tú.

Hace cuatro años tomé una de las mejores decisiones de mi vida. Obligarte a comer pizza en La Trinidad. Porque fue esa noche cuando, riendo bajo la lluvia, confirmé que eras la mujer que quería tener en mi vida.

Hoy hace tres años me acompaña una mujer increíble, y es posible que durante los otros noviazgos que he tenido haya tenido sentimientos diferentes una y otra vez, no lo sé, no los sabría identificar y etiquetar, pero lo que sí sé es que tú, Zirza, me conociste en un momento extraño de mi vida, marcado por el término de una relación inusual que al final me hizo mal, durante un período de malestar en el hogar, y cuando además tenía planes de abandonar la universidad; me conociste con el cabello largo y desaliñado, con la barba que me gusta llevar pero que no impresiona a nadie. Es verdad que no te enamoraste de mí a primera vista, ni segunda, ni tercera... se entiende lo que quiero decir, pero durante un año de crecimiento personal e interpersonal logré impresionarte, y la única razón es porque me motivabas a mejorar.

Desde el 21 de febrero de 2013 hasta el presente día han sucedido demasiadas cosas, debo reconocer que no comenzamos con el pié derecho, sino que peleábamos incesantemente por cosas muy tontas, como si nos quisiéramos sabotear, pero ninguno tenía el coraje de dar por terminada la relación por semejantes banalidades. Y eso es lo que diferenció esta relación de las demás. La lucha no era de uno contra el otro, sino de los dos contra la adversidad, y así, poco a poco, nos fuimos llenando de paseos, viajes, franelas, libros, tazas, bolsos, fiestas, y mucha comida.

Me has visto reír hasta llorar, y me has visto llorar hasta moquear. Me has abrazado cuando me querías y me has abrazado cuando me odiabas. Me has regañado y me has perdonado. Me has condenado y me has salvado. Me has acompañado durante grandes alegrías y durante las mayores tristezas. Gracias a tu astucia hemos podido identificar cuándo el otro "está bien" de verdad, y tuviste la capacidad de identificar ese problema y resolverlo al inicio de todo, adelantándote al hecho de que no siempre "estoy bien" significa "estoy bien", y te agradezco por ello.

No sé si el amor sea "sentir mariposas en el estómago", o "pensar en esa persona cada segundo", o "que todas las canciones te recuerden a esa persona". Pero lo que sí sé es que si lo que describo en los párrafos anteriores no se acerca a la definición de amor, entonces el amor es imposible de lograr. Y lo lamento por el resto de la humanidad, pero ella me quiere es a mí. Y eso me hace feliz. Tu amor me hace feliz.

Te amo.








2 comentarios:

Publicar un comentario

Inspírate, déjame un comentario...

Advertencia

El contenido de este blog podría no reflejar el pensamiento actual del autor. La bajo su propio riesgo.

Hey, mira estos...

Trato de escapar, pero ellas me siguen...

Contador